Muy interesantes los comentarios. Yo compondría uno breve siguiéndoles el hilo. En efecto el efecto embudo sería centrípeto, como dice Kike. Y eso es así en un primer momento, cuando se lleva a cabo el realojo sin planificación en esa zona de vivienda pública. Ahí se está “llenando un recipiente con el contenido de otro”, como dice Anónimo, o como dice un amigo mío: se convierte esa zona del barrio en un “depósito de pobres”. El movimiento centrífugo viene después, cuando ya la degradación que ha traído el tráfico de vivienda y droga comienza a expulsar a esa población. Pero ciertamente hablamos de un efecto centrífugo con pocas pretensiones, que en su totalidad abarca una zona marginal de la ciudad y no tiene vocación de rebasar los bordes de ese embudo, por tanto con horizontes muy limitados. Se trata de huir de un grado mayor a otro menor de exclusión, pero con altos índices respecto a la media de la ciudad en todo caso. Otra cosa: los realojos es posible hacerlos si se realiza un seguimiento y un acompañamiento de esas familias y se les enseña a convivir, hacer que lleven a las niñas y niños al cole y organizar su economía para pagar facturas, etc. Pero para eso hay que creer en la posibilidad del aprendizaje permanente y en la igualdad de oportunidades, y hay que invertir. En fin, querida Periferia: con el embudo del neoliberalismo hemos topado, como siempre que nos aproximamos a los bordes…

Cuales son las mejores herramientas de medios sociales


Una de las herramientas que, de modo casi natural, acompañan a una página web es el Email Marketing o marketing través de correo electrónico. Aunque tengas una relación de amor-odio con la cantidad de boletines a los que está suscrito (lamentamos decirte que es tu culpa), se trata de una herramienta indispensable para cualquier negocio. En su forma más simple, el email marketing es un gran método para informar a tus lectores que tu última publicación de blog está lista o anunciar a tus clientes de las oferta por tiempo limitado de tu tienda online.

Cuanto cuesta la campana activa

×